Breaking News GDL

Grupo Prisa tiene «Prisa».

Como recordarán la decadente Televisa, la empresa que pudo educar pero que prefirió entretener a la clase jodida de México, le vendió Radiópolis al Corporativo Coral, empresa que pertenece a Miguel Alemán Magnani, por un monto de 248 mil millones de pesos.

En ese acuerdo el 50 por ciento de las acciones de la empresa serían para Corporativo Coral y el 50 restante para Grupo Prisa, esto en 2019.

En el mes de agosto de 2019, aprobó la compra-venta el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT, para el mes de octubre, Televisa acusó a los Alemán de incumplimiento con el pago inicial de 32 millones de dólares, por ello tomó acciones legales.

En el mes de noviembre, fueron embargados los bienes y cuentas bancarias de Corporativo Coral y Miguel Alemán Magnani, además de ser llevados a juicio.

Fue hasta el mes de marzo 2020 en que Televisa y Corporativo Coral llegaron a un acuerdo, luego de que Miguel Alemán Magnani empezara a realizar pagos.

Este miércoles se dio a conocer la noticia de que Grupo Prisa ha decidido llevar a cabo las acciones legales necesarias ante la asamblea irregular de accionistas y las modificaciones iniciadas por Corporativo Coral, en Manos de Miguel Alemán Magnani y el caco Carlos Cabal Peniche.

Tal vez la prisa de Grupo Prisa por desbaratar las modificaciones de Corporativo Coral se deban precisamente a la impresentable presencia de Cabal Peniche.

Para que conozcan o recuerden a Cabal Peniche solo mencionaré que fue uno de los banqueros saqueadores beneficiados por el Fobaproa, adquirió Banca Cremi y Banco Unión a principios de los años 90, luego de que se privatizó a la banca, en el sexenio del innombrable Carlos Salinas de Gortari, desvío algo así como 700 millones de dólares, desde los bancos a empresas de su propiedad.

Ocasionó la bancarrota y subsecuente el rescate por el gobierno federal.

El fobaproa absorbió deudas de 18 bancos, de los cuales solo sobrevivieron cuatro, en 1998 los pasivos de estos bancos alcanzaron la cantidad de 552,000 millones de pesos, mismos que se consolidaron como deuda pública y serían pagados durante 30 años por ustedes, los papás de ustedes y un servidor.

Cabal Peniche se convirtió en prófugo de la justicia por sus fraudes cometidos, después de haber solicitado el rescate de esas instituciones.

Fue detenido en 1998 allá en Melbourne, Australia; en donde se hacía pasar por vendedor de vinos y quesos, de entre sus bajezas también financió campañas políticas del Partido Revolucionario Institucional por ejemplo la de Roberto Madrazo para la gubernatura de Tabasco, quien compitió contra López Obrador, el ahora Presidente de México, en 1994.

Sin embargo, sus acusaciones, cómo era costumbre, nunca condujeron a una condena por lo cual continua en libertad y haciendo de las suyas.

El mes pasado la empresa Interjet informó que Carlos Cabal Peniche y Alejandro del Valle, inyectaron 150 millones de pesos para sanear las finanzas de la aerolínea, ¿No es esto una paradoja?, Sería interesante conocer el origen de los dineros, la Unidad de Inteligencia Financiera no se da abasto!.

Pero del otro lado también están rodeados de personal avergonzable.

El año pasado se dió a conocer que el Grupo Prisa, prescindió de los servicios de su empleadillo Francisco Gil Díaz, ex Secretario de Hacienda, en el sexenio mediocre de Vicente Fox.

Esto, luego de que se diera a conocer que su vástago Gonzalo Gil White, fuese reclamado por la justicia mexicana, cortesía del caso Oro Negro y Caja Libertad, es correcto, caso por el que se encuentra preso el abogado Juan Collado.

La prisa de Grupo Prisa obedece a la arbitrariedad de Miguel Alemán Magnani para hacerse del control hacía la dirección de Radiópolis, «el grupo español no tiene facultades para desconocer o reconocer cuestiones legales, lo que corresponde estrictamente a un juez o un panel arbitral».

El Corporativo Coral también rechazó las versiones que estúpidamente fueron difundidas por comunicadores, desinformadores como Darío Celis y López Dóriga, en el sentido de que fue una toma violenta de las instalaciones de Radiópolis, incluso comenta el Corporativo que no habrá cambios en la programación ni en la barra de contenidos, por desgracia.

Sobre la mencionada asamblea perpetrada por Corporativo Coral, la española Prisa menciona no haber tenido conocimiento alguno «no fue convocada ni celebrada conforme a lo establecido en los estatutos sociales ni en la legislación en vigor y es, por tanto, nula».

Prisa también acusó a Grupo Coral y al hampon de Cabal Peniche, de haber intentado acceder de manera no autorizada a sus sistemas de información, objetivo que no consiguieron, añade Prisa.

Este conflicto se parece mucho con aquel entre CNI Canal 40 y TV Azteca, o lo que es lo mismo, entre Rafael Moreno Valle Suárez, padre del finado senador con el mismo nombre, y Raúl Salinas Pliego, en aquella ocasión se le exigió la intervención al presidente en turno a fin de coadyuvar a la solución del problema, mismo que se hizo famoso por su mediocre respuesta ¿Y yo por qué?, Así es, Vicente Fox Quezada.

¿Pero cómo llegó Grupo Prisa a México?

Acertaron, Jesús Polanco, que siempre ha realizado sus jugosos negocios a la sombra del poder político, el 30 de enero de 2007, se dio a conocer que Grupo Santillana capítulo México, acababa de fichar a su segundo, nada menos que a Juan Ignacio Zavala, el cuñado incómodo del oscuro Felipe Calderón, el cual estaba a las órdenes del español Antonio Navalón, representante de Grupo Prisa en México y calificado como el hombre clave de Santillana, Alfaguara, Taurus y Aguilar, por eso el oscuro podía censurar la edición de libros comprometedores.

De hecho Grupo Prisa le otorgó una distinción a la periodista Carmen Aristegui, a través de los premios Onda Iberoamericano de Periodismo, en contubernio con Noticieros Televisa.

Se va comprendiendo la prisa de Grupo Prisa por obtener la dirección de Radiópolis, el próximo año hay elecciones en México y desde ahorita se están armando los grupos políticos para controlar medios, comunicadores, plataformas digitales, redes sociales, en una de esas Grupo Prisa sirve de mensajero del «Malinche» como en un tiempo se le apodaban a Felipe Calderón por su servilismo para con los españoles, cuando despachaba desde la puerta cuatro de la residencia de Los Pinos, se dice en estado inconveniente, tal vez bien aprovechado por los ibéricos que siguen disfrutando de los jugosos contratos otorgados por el recluta que gustaba de jugar a los soldaditos.

Seremos espectadores del desenlace entre Grupo Prisa que tiene prisa y Corporativo Coral.

Deja una respuesta