Breaking News GDL

Abbey Road, a 51 años de su lanzamiento.

Septiembre 26 de 1969, sale a la venta el duodécimo álbum del cuarteto de Liverpool, el icónico Abbey Road.

Famoso también por su portada, realizada por el fotógrafo amigo de John y Yoko, Iain Macmillan, quien capturó la imagen en solo 10 minutos, el policía que detenía el tráfico amenazó con no esperar ni un minuto más.

La idea original surgió de la mente creativa de Paul McCartney, tenía claramente lo que deseaba plasmar en este, el mejor disco de estudio de la banda británica, como lo muestra el bosquejo trazado por él.

El título del disco proviene de la intersección que se ve en la portada del álbum, la cual cruzan de una acera a otra, la calle Abbey Road.

El resultado final es una de las mejores postales del cuarteto y el mejor disco que realizaron juntos, logrando un sonido con trazos claramente encaminados al Heavy Metal.

Producido por George Martin, de la mano del ingeniero de grabación Geoff Emerick, quien ya había mezclado cuatro producciones de The Beatles.

A este impresionante proyecto se sumaría un joven ingeniero quien era el segundo al frente en las mezclas y el sonido, Alan Parsons, mismo que algunos años después comandaría lo que al parecer es su mejor producción como ingeniero de sonido, Dark side of the moon, de Pink Floyd, otra obra maestra.

En las sesiones de grabación de Abbey Road, participó el maestro Billy Preston, con su mágico órgano.

Apodado el quinto beatle, ya había participado en otras grabaciones del cuarteto de Liverpool, tanto a Parsons como a Preston, se les ve en aquel último concierto en la azotea de los estudios Apple Records, el sello discográfico de los Beatles.

En esta producción se incluyó una canción escrita por George Harrison, «Something», la segunda canción con más versiones grabadas después de «Yesterday».

Dos de las mejores versiones son cortesía de Frank Sinatra y el Rey del Rock, Elvis Presley, quienes incluyeron «Something», en su repertorio habitual para sus shows en vivo.

Originalmente este tema se la había otorgado George Harrison a Joe Cocker, pero después la regrabó para incluirla en Abbey Road.

La betlemanía es tan poderosa que el Rey Midas del Metal, Ozzy Ossbourne, tampoco se pudo resistir.

Deja una respuesta