Breaking News GDL

La política mediática y monetaria de la Alianza Federalista.

«La alianza federalista es un peligro para México».

Quién diría que en poco más de dos años de gestión de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México, veríamos transformaciones impensables en la clase política de siempre, de hecho dejan en evidencia que no saben gobernar, incluso que no tienen ni la menor idea del manejo que se le da al presupuesto federal, como es que funciona y sobre todo bajo qué circunstancias constitucionales aplica exigir o no aplica exigir.

Hablando en específico del Estado de Jalisco, en el sexenio pasado cuando el presidente de la República era Enrique Peña Nieto, en Jalisco; el gobernador también era priista, pese a ello sufrió recortes en los presupuestos federales de cada año, lo mismo en varios estados del país, entonces nunca se vio el fenómeno de que se reunieran los mandatarios para hacer mitote y defender como perros los ajustes presupuestales, como si de dinero propio se tratara.

Cuando Enrique Alfaro fue malamente elegido como alcalde del municipio de Guadalajara, se pasó la gestión más preocupado por lo que hacía el gobernador que por atender las necesidades de los tapatíos, aunque Aristóteles Sandoval no se dedicó al despilfarro en despoblado tan descaradamente ni al endeudamiento estatal a tiempo récord, siempre tuvo esa piedra en el zapato llamada Enrique Alfaro.

Se caracteriza por ser una molestia que da más problemas que soluciones prueba de ello son sus números en el estado, ahora le toca lidiar con él al presidente de la República, a los jaliscienses y a todo aquel que no lo tolera y le reclama sus incompetencias.

El show mediático siempre va acompañado de algún tema que le deje dividendos, esa ha sido su estrategia de toda la vida, mezclar la mala práctica política con show mediático y el dinero público.

El espectáculo circense actual tiene invitados exclusivos con las mismas afinidades administrativas, casualmente los 10 estados implicados en la «Alianza Federalista» son pésimamente representados, todos tienen las mismas deficiencias, altos índices delictivos, desaparecidos, feminicidios, fosas clandestinas, presencia de cárteles del narcotráfico, y una estatua parlanchina con la constancia de gobernador electo enmarcada en su oficina.

En reiteradas ocasiones estos distinguidos mediocres han declarado que el gobierno federal les recorta presupuesto en seguridad, salud, infraestructura, etc; pero en ninguno de los casos muestran documentos que avalen su dicho simplemente porque no existen y todo es blofeo.

La entrega del presupuesto federal para el ejercicio de cada año se reparte de acuerdo al número de habitantes y otros parámetros que obedecen a un mandato constitucional que data del año 2007. Con la responsabilidad de Felipe Calderón como presidente de la República y Agustín Carstens como Secretario de Hacienda y Crédito Público. El descaro de algunos de estos parásitos es que ellos mismos votaron a favor en calidad de senadores.

En algunos casos los gobernadores ya están en sus últimos meses de saqueo, por lo que no es congruente su postura arrabalera de solicitar más presupuesto alegando que la federación se queda con todo, ahora resulta que 10 estados mantienen a la federación cuando en la práctica no son capaces ni de sacar a flote una corporación policiaca del municipio más precario en cada uno de esos estados.

Por otra parte no hay que olvidar que es año electoral y la consigna es muy clara, la compra de votos, sin ello la paupérrima oposición no está en condiciones de ganar ni la junta de colonos de la zona en donde viven sus candidatos.

Cabe señalar que la Secretaría de la Función Pública ha detectado serias irregularidades en el gasto público en esos estados, tal parece que son manejados por el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo y el Cártel Jalisco Nueva Generación, ya que en esas entidades estos cárteles tienen mayor presencia.

Lo que deberían de hacer esos 10 gobernadores silvestres es transparentar todo el dinero que han ejercido, peso por peso, ya que se trata de dinero público, aunque ellos lo utilicen a su antojo y como si fuese suyo.

Nosotros los ciudadanos tenemos el deber civil de exigir cuentas, documentos, que amparen su postura, y sobre todo castigar a esos políticos de poca monta en las urnas, tenemos que ser responsables de los monigotes que nos gobiernan.

En el caso particular de Jalisco, no hay explicación lógica que justifique el hecho de tener un gobernador con una carpeta de investigación abierta en Estados Unidos, por supuestos vínculos con el crimen organizado, según el documento elaborado por el Departamento de Justicia del Gobierno de los Estados Unidos, y otro más de la Marina de México que data del año 2014 y en el cual se menciona que Enrique Alfaro recibe dinero de la delincuencia organizada a cambio de protección y que los deje trabajar, parecería increíble si no fuera por que los índices de violencia lo delatan.

La pantomima de gobernadores defensores de sus propios intereses está ocasionando el repudio de buena parte de la población, de todo esto los únicos afectados somos los ciudadanos, a ninguno de ellos le interesa realmente la seguridad, la salud, el bienestar de los habitantes de sus estados, la avaricia y sentirse importantes en la escena nacional es lo que los mantiene firmes en sus podridas convicciones, y el odio hacia López Obrador.

No se descarta la posibilidad de que se llegue a reformar y en algún momento los estados sean independientes pero para ello se necesitan gobernantes honestos, serios, responsables, congruentes y profesionales, en este momento no es viable porque primero se debe revisar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, Orgánica, de la Administración Pública Federal y porque tenemos como mandatarios estatales a esa caterva de impresentables.

Por lo pronto la postura del presidente de la República es acertada, no en negarse a entregar más recursos, sino al decirles con todas sus letras que no se les debe nada, ni se les entrega a destiempo sus recursos, de acuerdo al mandato constitucional.

Por otra parte, los gobernadores de la Alianza Federalista, tergiversan la información a los municipios, al decirles que la federación ejerce los recortes presupuestales y por ende ellos reciben menos presupuesto en los rubros que se le antoja manipular a cada gobernador.

Como no creó el caos que esperaban por el hecho de ponerse gritones los mequetrefes de esa mamarrachada, ahora se le ocurrió al de las ideas descabelladas, el decadente Enrique Alfaro, enviar una iniciativa al congreso local para que se reforme la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se reconozca a la Asamblea General de Gobernadores. De ¡carcajada!

La división de la CONAGO parece que sirvió para sacar a flote los padecimientos mentales de algunos, como es el caso del gobernador de Jalisco.

Estos indigentes de la política se imaginan que la legislación es a la carta, y lejos de representar una alianza, se asemejan más a los «extraditables», por su historial nada honroso, y porque seguramente varios de ellos terminarán exigiendo jabón en una cárcel de máxima seguridad en el extranjero.

No hay que perder de vista a estos estados porque darán mucho de qué hablar:
Tamaulipas
Nuevo León
Coahuila
Durango
Michoacán
Colima
Guanajuato
Chihuahua
Aguascalientes
Jalisco

Sin embargo en una jugada de verdadero ajedrecista, el presidente Andrés Manuel López Obrador accedió a dialogar con esta fauna pero sin politiquerías, el hecho de que se reúnan a intercambiar puntos de vista no significa que les cumplirá el capricho de adolescente malcriado.

Así lo informó la Alianza a través de su cuenta de Twitter, mediante un comunicado.

Lo que sí es seguro es que en las urnas emitiremos  nuestro voto para desaparecer a estos ejemplares en peligro de extinción, de extinción de dominio.

Un comentario en «La política mediática y monetaria de la Alianza Federalista.»

  1. Por nuestra parte, tomar cada día más conciencia de los verdaderos hilos que mueven a los detractores del gobierno de México. Hoy por hoy, tristemente evidenciándose de la manera más corrupta.

Deja una respuesta