Breaking News GDL

La transición del sufragio en revocación de mandato

«En la democracia, el pueblo pone, y el pueblo quita»

Andrés Manuel López Obrador.

En México se viven tiempos de transición y nos guste o no se están presentando cambios significativos, el más importante es la participación ciudadana, si algo se le tiene que agradecer al mandatario de la República Mexicana es precisamente el haber creado conciencia a la población para participar activamente en su democracia.

La muestra más clara de ello se vivió el 1 de julio de 2018, el día en que la mayor parte de la población salió a emitir su voto para elegir, entre otros, al presidente de la Nación.

En varias ocaciones, y recientemente; los ciudadanos también se organizaron y participaron activamente para reunir firmas y hacer válida la consulta ciudadana en la que se solicita juicio a ex-presidentes, que dicho sea de paso, lo contempla la Constitución.

Y tal parece que ahora los ciudadanos tendremos que aprender a manejar nuestra Constitución, ya que al no haber marco jurídico ni procuración de justicia que valga la pena, tendremos que eliminar los problemas de raíz, lejos de señalar funcionarios, diputados incluso gobernadores o al mismísimo presidente de México, debemos utilizar la «revocación de mandato», que si bien tiene muchos años contemplada en la Ley, gracias a Andrés Manuel López Obrador y a su iniciativa de incluir a gobernadores y al presidente, hoy podemos estrenar esa herramienta para exigir la justicia que se pasan por el arco de su triunfo.

La revocación de mandato, es una figura prevista en la Constitución General de la República, desde la reforma municipal publicada en el Diario Oficial de la Federación del 3 de febrero de 1983. El artículo 115 establece la revocación de mandato como un procedimiento a través del cual, las legislaturas de los estados pueden separar de su cargo a los miembros de los ayuntamientos cuando estos se coloquen en algunas de las causas graves establecidas por la propia legislación local.

Es importante señalar que más que un mecanismo de participación ciudadana está prevista como un procedimiento sancionatorio.

Jalisco cuenta con esta figura democrática directa, a través de la cual se reconoce el derecho de los ciudadanos a separar del cargo a servidores públicos surgidos del voto popular.

La incorporación de la revocación de mandato en el marco jurídico, reconoce el poder de los ciudadanos para que, mediante su determinación, pueda decidir si un servidor público surgido del voto popular es merecedor de continuar o no, en el ejercicio del cargo. El procedimiento deberá instrumentarse durante el desempeño del cargo y una vez satisfechos los requisitos previstos en la ley y con efectos vinculantes. Y podrá ser solicitada cuando haya pasado la mitad del periodo de gestión y hasta antes de un año de conclusión en el cargo.

La organización de los procesos de revocación de mandato estará a cargo del Instituto Nacional Electoral, en específico para autoridades federales, en el caso de autoridades locales, los órganos de cada entidad federativa serán los anfitriones.

En el caso de Jalisco, la solicitud deberá ir respaldada de al menos el 5% de firmas de los ciudadanos inscritos en el padrón electoral de la circunscripción a que corresponda el servidor público objeto del procedimiento. La autenticidad de las firmas será verificada por el organismo electoral electoral de la entidad, también podrá llevarse a cabo este proceso cuando el servidor público se someta voluntariamente a este procedimiento.

Los resultados obtenidos en el procedimiento de revocación de mandato, tendrán validez cuando participe al menos el 60% de electores inscritos en el padrón electoral de la entidad federativa respectiva y que el sufragio a favor de la revocación sea al menos del 50% más 1 del total de los votos válidos emitidos.

Esta es una medida que será parte de la democracia de nuestro país, así como logramos acostumbrarnos a la corrupción y ver pasar funcionarios, gobernadores, presidentes, impunemente; ahora desfilarán por la barandilla de los revocados, no sin antes ser exhibidos como funcionarios incompetentes.

Será interesante realizar este ejercicio democrático para que sirva de ejemplo a los futuros funcionarios, así mismo crear las condiciones para que un revocado también sea juzgado ante las autoridades correspondientes, sancionado y si es el caso, encarcelado.

Los ciudadanos tenemos el derecho cívico de coadyuvar a la democracia de nuestro país, ya que constantemente vemos pasar a políticos mediocres que se manejan con toda impunidad y ni el partido político al que pertenecen se hace responsable por ellos,  con esta medida tendrán que aprender a dirigirse de manera responsable, hacer buen uso de los recursos públicos, siempre anteponiendo el bienestar de la mayoría, la población ya despertó y está preparada para ejercer las primeras revocaciones de mandato en todo el territorio nacional.

Deja una respuesta