Breaking News GDL

El sistema arcaico electoral en Estados Unidos

«América para los americanos»

Doctrina Monroe.

Pese a que sigue en proceso la elección que decide quién será el próximo presidente de los Estados Unidos, algunos medios de comunicación aliados al sistema ya se inclinaron a favor de uno de los candidatos, es decir, la maquinaria mediática favorita de las élites estadounidenses ya empezó a caminar a toda velocidad para dar su segundo circuito.

Con un sistema electoral que data de la época de la esclavitud, los habitantes del vecino país siguen creyendo que viven en una democracia y que además pueden elegir a su presidente, emitiendo su voto «libre» y en beneficio de todos.

La realidad es que cada uno de los candidatos representa el lado opuesto de la situación económica mundial, pero al final no se trata de dos candidatos presidenciales, sino de proyectos alternativos del mismo caos, por un lado Joe Biden representa el modelo liberal financista, por el otro lado Donald Trump representa el sistema productivo nacionalista, en ese sentido deberían de cultivarse los ciudadanos de Estados Unidos para realizar un ejercicio analitico para emitir su voto de una manera consciente y madura.

La poderosa maquinaria de los medios de comunicación siempre ha servido para crear todo tipo de ataques, calumnias, fake news, e incluso ocultar información delicada sobre sus representantes para seguir favoreciendo a ese sistema «democrático» en decadencia. Es decir, influyen en el pensamiento pero sobre todo en el sentimiento de la población para intervenir en su decisión electoral, lo mismo infunden miedo, odio, incertidumbre acerca de algún personaje político, sobre todo en tiempos electorales.

En este sentido, se ha creado una imagen alterna sobre Donald Trump, si bien no es una persona amigable o que le puede caer bien a todo el mundo, lo cierto es que la ignorancia de los electores es tan amplia como el territorio estadounidense, se dejan llevar por su sentimiento de odio.

Sin ahondar mucho al respecto, ya que la figura de Joe Biden tampoco es tan honrosa y menos para dirigir a una de las grandes potencias mundiales, hay que decir que los medios de comunicación no son opción para conocer a sus candidatos y menos cuando se tienen personajes como Oliver North en sus filas, como comentaristas.

Oliver North es un ex-militar implicado en el caso «Irán contras», en el que, pese a que resultó culpable recibió inmunidad a cambio de testificar ante el Congreso.

De ese tamaño es la credibilidad de los medios de comunicación en Estados Unidos, sólo por dar un ejemplo.

La realidad de la elección es que el enemigo a vencer no es Donald Trump sino George Soros a través de su candidato Joe Biden.

La gente que salió a emitir su voto, tristemente se dejó llevar por el odio creado hacia Trump, en algunos casos bien ganado, producto de su propia personalidad, pero en ningún caso hablaron de las maravillas que representa ser gobernado por Joe Biden, por ello es que la elección ha sido por demás cerrada incluso con lienzos de fraude, común entre su «democracia».

Paradójicamente al que consideraban su «gallo», el izquierdista Bernie Sanders -dentro del partido demócrata existen 3 alas en donde una de ellas es de izquierda y que por cierto no son muy afines a Biden- sufrió en carne propia el fraude, en dos ocasiones por parte de sus compatriotas demócratas.

Independientemente de quién sea el ganador oficial, lo que refleja; lo accidentado de esta elección es el caos en el que se encuentra sumido Estados Unidos.

Lo que no se dice en esos medios influencers de comunicación es que Joe Biden es católico, pero en Estados Unidos predominan los protestantes, y a su vez, los que utilizan a Biden provienen de la Hermandad de la Muerte, de la Universidad de Yale.

Incluso deberían de informar a la población el motivo por el que el papa Francisco apoya abiertamente al monstruo naranja Donald Trump.

En caso de resultar como ganador Joe Biden, lejos de ser una excelente noticia para los americanos, pudiera tratarse de un gran revés, en el sentido de que salta a la escena nuevamente Hillary Clinton, controladora directa de Kamala Harris y que en 2016 fue la candidata oficial del partido demócrata motivo por el que al hoy presidenciable lo mandaron a la banca.

Por las mismas presiones de los protestantes e incluso de las alas del partido demócrata que no terminan de inclinarse con Biden, y ante la evidente demencia que padece, pudiese ser que sea candidato también a la Vigesimoquinta Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos, en la que se especifica en uno de sus textos que el presidente puede ser depuesto de su cargo cuando:

«el vicepresidente y la mayoría de los principales funcionarios de departamentos ejecutivos o de cualquier otro cuerpo que el Congreso autorice por Ley, transmitan al presidente del Senado y al presidente de la Cámara de Representantes su declaración escrita de que el presidente está imposibilitado para ejercer los poderes y obligaciones de su cargo, el vicepresidente inmediatamente asumirá los poderes y obligaciones del cargo como presidente en funciones» (…)

Existen personas que creen que este escenario no es posible e incluso raya en lo conspiranoico pero ante una incipiente democracia que permite por ejemplo que un millonario como Michael Bloomberg desembolse millones de dólares para cubrir las multas de aproximadamente 32 mil personas detenidas a las que «apoyaron» para que los dejaran en libertad, bajo la fianza que no podían pagar por sí mismos, para que pudiesen emitir su voto libre y secreto en favor de Joe Biden, esto en el estado de la Florida, entonces cualquier cosa puede pasar en la política fraudulenta americana.

Los ciudadanos cegados en su ignorancia hablan de votar por el bueno o por el malo, en este caso los dos son malos, la diferencia reside en quienes los manejan y qué es lo que representan, esa idea primitiva la sembraron los medios de comunicación, que dicho sea de paso, han creado enemigos de Estados Unidos como Sadam Husein, Osama Ben Laden, guerras, etc; todo en contubernio con el mismo sistema en donde el único afectado es el espectador que desayuna, come y cena viendo su cadena favorita de fantasías informativas.

En ese sentido y hablando de política, los medios, nada más le ponen ensaladita a sus hamburguesas para que no engorden, en este caso la ensalada es Joe Biden y el ciudadano americano se las traga con agua para contribuir con esa premisa.

Lo realmente abstracto es que a la par de que Estados Unidos es una de las grandes potencias mundiales, también es uno de los países con altos niveles de ignorancia entre su población en todos los estratos sociales.

El movimiento «Black Lives Matter» que incoherentemente nació en 2013 a manera de presión en contra de la gestión de Barack Obama tras la muerte del afroamericano Trayvon Martin, asesinado con arma de fuego, fue utilizado también en esta elección para generar el odio racial en contra de Donald Trump, y de esta manera influir en la debilidad de la comunidad afroamericana, relación muy desgastada en los últimos cuatro años, y que lastimosamente para ellos no cambiará el panorama en los próximos años, simple y sencillamente porque los manipula George Soros.

Lo que sí deben de hacer los especuladores es dejar que el Colegio Electoral emita el nombre del presidente número 46 de los Estados Unidos, que en en este caso sería lo único rescatable del pésimo manejo que se le da a la democracia o al conteo de votos, en un país que se ha convertido en el ejemplo de todo lo que no se debe de hacer.

Independientemente del resultado oficial, veremos las estrategias que utilizará Donald Trump quien abiertamente ha dicho en un sinfín de ocasiones que él es mal perdedor, entendible viniendo de un casinero, en una declaración que dio a los medios, a principios del juicio en contra del Chapo Guzmán; declaró que de ser necesario revelaría los pecados de los demócratas refiriéndose al narcotráfico, en el que estarían implicadas agencias como la DEA, la CIA, o incluso ex-presidentes como George H. W. Bush, del que se ha dicho que era íntimo amigo de Barry Seal, piloto, narcotraficante, informante de la CIA, la DEA, socio de Pablo Escobar y pieza clave en el caso Irán contras.

Así es el sistema arcaico electoral de los Estados Unidos.

Deja una respuesta