Breaking News GDL

Contertulios sumisos al borde de un ataque de nervios

La jornada electoral que se está viviendo en Estados Unidos ha generado toda clase de reacciones a nivel mundial y como no si se trata de la oportunidad de sacar de la Casa Blanca al monstruo naranja, al racista, al mentiroso, al supremacista blanco, al antimexicano, al que está encarcelando a los secretarios de estado mexicanos, implicados en narcotráfico, para darle paso al ¡sionista! uf qué alivio.

Si bien no se ha publicado oficialmente a un ganador y en diferentes medios se ha dicho que esto podrá ser efectivo hasta el próximo 14 de diciembre, en algunos países y sobre todo en México, el aparato servil de comunicación, ya aventó toda la carne al asador, ya anunciaron con bombo y platillo al que hasta consideran su gallo, su amigo, qué digo su amigo, su ¡hermano!

Para no variar y con su ya acostumbrada sumisión ante el stablishment, los protagonistas de la docena trágica, Vicente Fox y Felipe Calderón, ex-presidentes panistas de México y ahora tuiteros del común, publicaron sus felicitaciones al candidato a presidente Joe Biden, incluso en un acto canino, el aficionado a las bebidas alegres, Calderón, se jactó de conocer al candidato sionista y presumió una foto vieja a lado suyo, cual puberto emocionado porque conoció al tío Gamboín, los que nacieron antes de 1990 saben de qué hablo.

Pero eso no es todo, como es bien sabido, en nuestro México lleno de contrastes, los medios de comunicación en decadencia, afines a los opositores sumisos, antimexicanos, apatridas y antidemocráticos, se indignaron al ver que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no ha felicitado al «ganador», según sus mentes retorcidas esta «descortesía» le traerá graves problemas al país, ya que hasta Cuba ha felicitado al sionista Joe Biden.

Los indignados somos los ciudadanos al ver que la ignorancia se divulga a nivel nacional a través de sus noticieros llenos de coprofilia, odio y fake news.

Es inadmisible que pretendan dictar agenda al presidente declarando toda clase de nimiedades de temas que ni entienden y aparte de los que normalmente no hablan, parecen serie de foquitos para adornar el arbolito de navidad.

Lo más irrisorio de esto es que opinan sobre política exterior como si se tratara de una partida de poker entre tahúres en donde el forastero lleva las de perder por no considerar y apoyar al anfitrión para que haga trampa y gane lo que se esté jugando en la mesa.

Lo que sí es demencial, es la necesidad que tienen los huérfanos de la política, Vicente Fox y Felipe Calderón, por pertenecer a cualquier grupo político o por seguir siendo servicial a un amo para que apruebe todas sus bajezas y les diga «good boy».

En bastantes ocasiones, libros, textos incluso chistes, se ha explicado sobre los trastornos mentales que padece el aficionado a las bebidas alegres, Felipe Calderón; y una de ellas, precisamente tiene que ver con el apego, la sumisión, acompañada de un profundo temor al abandono, en este sentido, en alguna ocasión la ex-canciller Rosario Green +, se refirió a Felipe Calderón como un sumiso.

En el caso de Vicente Fox, su padecimiento es todavía más enfermizo, lo omitiré debido a las náuseas que contarlo ocasiona, pero a final de cuentas es igual de servil y alcahuete.

Esos personajes son los que le quieren enseñar diplomacia a Marcelo Ebrard y estrategias a López Obrador, dicho sea de paso, en la docena trágica se vivieron los peores años en relaciones exteriores, con el texano de Guanajuato, basta con mencionar a Jorge Castañeda y su enchilada completa, y por supuesto la mamarrachada famosísima del «comes y te vas».

Con el de las bebidas alegres y las fiestas obscenas de la puesta 4 de los Pinos, Felipe Calderón, es necesario recordar el lío en el que se metió con el canciller Carlos Pascual y del cual solicitó su cambio al gobierno de los Estados Unidos, todo por unos cables de wikileaks en los que se daba cuenta de la ineptitud de Felipe Calderón, por cierto en esos mismos cables ya se desconfiaba de Genaro García Luna, en una entrevista que le realizaron por esas fechas, le preguntaron qué ¿cuál era su opinión sobre los cables de wikileaks?, a lo que el fantoche contestó «el embajador o quienes generaron los cables le echaron mucha crema a sus tacos», infantiladas como esta eran muestra de la fabulosa relación entre México y Estados Unidos.

Los «expertos» que salen en la pantalla chica o en redes sociales, que realmente no importa ni su nombre ni el noticiero, nunca hablan de este par de ejemplares, su discurso es tan primitivo que pierde toda credibilidad al querer sembrar la idea de que a partir de la administración de Andrés Manuel López Obrador se empezó a deteriorar el tema diplomático, incluso se atreven a decir que en el T-MEC se favoreció al vecino país, cuando todos saben que se redactó en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Otra de las declaraciones al vapor cortesía de los expertos, es que la visita del presidente López Obrador a Estados Unidos, fue en el sentido de favorecer a Donald Trump para influir en el voto de los mexicanos, seguramente aprovecharon la vuelta para de una vez firmar el T-MEC. Lo que es muy lamentable para la política nacional, es que este par de neurasténicos de la docena trágica, tuvieron al maestro de cerca, muy de cerca, y no le aprendieron absolutamente nada.

Deja una respuesta