Breaking News GDL

Alfaro el naranja de movi-miento circundado.

A propósito de la celebración del 98 aniversario del natalicio de José Saramago:

“La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva”.

Los aciertos de Alfaro, ahora se están convirtiendo en errores, lo que alguna vez fueron movimientos políticos dignos de una operación quirúrgica o una partida de ajedrez, esta terminando por ser un callejón sin salida para la vida política de Enrique Alfaro y sus seguidores, ahora es cuando, se podrá ver la habilidad de sus asesores que le han costado cientos de millones de pesos al presupuesto público de Jalisco, no es lo mismo bailar, brincar y correr a campo abierto, que mantener el equilibrio en la cornisa y ese es el inevitable escenario que tendrá que enfrentar. Cada día que pasa, no es un día más cerca de sus objetivos, es un día menos y con menos espacio de maniobra.

En el 2006, de la mano de Enrique Ibarra logró ser candidato plurinominal al congreso local y salió del PRI representando una fuga de talentos necesaria para no quedar en el fango político que venía para ese partido, ya como Diputado impulso de forma velada a Marco Jasso como candidato a Presidente Estatal del PRD Jalisco, en la formula estaba el actual Presidente Municipal de Guadalajara, su pupilo favorito y estuvieron a pocos votos de ganar, tanta fue la sorpresa que esa elección interna terminó con impugnaciones y plantones de inconformes, todo se calmó con el Grupo Universidad a cambio del apoyo total para su candidatura en Tlajomulco y la inclusión del “Pope” Ismael del Toro como plurinominal al congreso, hasta aquí todo era felicidad.

En febrero del 2010, sucedió lo que se rumoraba desde su llegada al PRD, Enrique Alfaro rompe su relación con el partido y empieza una gran campaña de simulación aprovechando los recursos públicos para promover su imagen y hacer de Tlajomulco un municipio importante para la Zona Metropolitana como lo era Zapopan y Tlaquepaque, había mucho espacio para la maniobra política y ahora entre sus amigos ya tenían regidores, diputados locales y federales, además de un municipio con mucho espacio para las constructoras, proyecto que se sabía desde aquellos años, era uno de sus favoritos.

En el 2012, en el partido Convergencia logra conseguir la candidatura al Gobierno del Estado y a pesar de la alianza nacional con el PRD y el PT, Alfaro logra ser candidato sin alianzas para poder presentarse como una alternativa para Jalisco, en aquella ocasión se enfrento a un candidato del PRI que venía con racha ganadora y generando simpatías, a pesar de perder contra Jorge Aristóteles se posiciona como la verdadera oposición al gobierno estatal desde Tlajomulco, donde ya era un bastión para ellos y era gobernado por Ismael del Toro, en esa elección fue la última vez que se le pudo ver cerca de AMLO como aliado político, alianza que resulto ineficaz pues con el desmarque del PRD Jalisco, tuvo campo de maniobra para posicionarse en el Estado sin cargar la segunda derrota del AMLO.

Enrique Alfaro y sus asesores, pensaron como muchos que AMLO estaba derrotado después de su segundo intento y de la inclusión del PRD al Pacto por México promovido por Enrique Peña Nieto y se alejó equivocadamente del proyecto de AMLO que terminaría por crear a MORENA y llegar a la Presidencia de la Republica en el 2018, el mismo año que él llega al Gobierno Estatal de Jalisco, pero de la mano de un partido político Movimiento Ciudadano, que no representa lo suficiente en el país para seguir escalando en la vida política, a pesar de que una vez más, logró en Jalisco contender de forma separada a pesar de la Alianza Nacional del PAN-PRD-MC, en esa elección tuvo que levantar la mano de Ricardo Anaya, última jugada que le dio campo de maniobra. A partir del triunfo contundente de MORENA en la Presidencia de la República, Alfaro ha buscado a besos y a topes sacar provecho de AMLO y entendiendo que está en un partido político que no le garantiza la candidatura a la Presidencia en el 2024 con o sin alianzas y quedando fuera de la más reciente Sí por México, Movimiento Ciudadano pone a Enrique Alfaro a caminar de puntitas por la cornisa en que se convirtió aquel campo abierto y lleno de oportunidades.

Deja una respuesta