Breaking News GDL

El poder del indulto en el caso Cienfuegos.

“La justicia, aunque anda cojeando, rara vez deja de alcanzar al criminal en su carrera”.
Horacio

Este martes luego de que se diera a conocer el comunicado en el que a solicitud de la Fiscalía General de la República, el Departamento de Justicia de los Estados unidos tomó la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales de Estados Unidos en contra del exsecretario de la Defensa Nacional de México, Salvador Cienfuegos Zepeda, para que sea investigado e imputado conforme a las leyes mexicanas, más rápido que inmediatamente salieron los expertos en el tema binacional de las redes sociales y de las decadentes televisoras argumentando toda clase de vituperios en contra de las autoridades mexicanas.

El tema amerita un análisis más consciente, la relación entre México y Estados Unidos se encuentra en buenos términos, el mismo comunicado lo asegura dice textual “en reconocimiento de la sólida asociación de aplicación de la Ley entre México y Estados Unidos, y con el interés de demostrar nuestro frente unido contra todas las formas de criminalidad. El Departamento de Justicia ha tomado la decisión de solicitar la desestimación de los cargos penales de Estados Unidos en contra del exsecretario de la Defensa Nacional Salvador Cienfuegos, para que sea investigado y, en su caso, imputado, conforme a las Ley mexicana».

Es entendible el grado de inmadurez de los expertos en todos los temas habidos y por haber, un día son expertos en temas hidroeléctricos e inmediatamente después son geopolíticos con altos conocimientos en relaciones exteriores, temas penales estadounidenses y con conocimiento al cien por ciento del código de justicia militar, y para colmo, están tan acostumbrados a la impunidad que ya aseguran que saldrá libre Salvador Cienfuegos.

Es extraño que, teniendo tantos conocimientos, estos personajes no conocen la Soberanía Nacional, la Constitución y mucho menos las historias incómodas de las instituciones estadounidenses.

En este sentido es preciso señalar que William Pelham Barr, quien se desempeña como Fiscal General de los Estados Unidos es quien hace el acuerdo directamente con Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República Mexicana, en lo que al parecer es un caso inédito en la historia de los Estados Unidos, es decir que la fiscalía absuelva a alguien de cargos tan escandalosos como lo son la conspiración, tráfico de drogas, lavado de dinero, cargos de los que se le imputan a Salvador Cienfuegos.

Independientemente de que el mismo comunicado asegura que ambos países seguirán comprometidos con la cooperación en este caso, así como toda la cooperación bilateral en materia de aplicación de la ley, respetando ambas soberanías, en esta estrecha asociación que aumenta la seguridad de los ciudadanos de ambos países, es necesario analizar que ante hechos históricos que tienen que ver con William Bar, era mejor que Salvador Cienfuegos saliera del escenario estadounidense.

En 1989, William Bar, formó parte del gabinete del entonces presidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, primero como Fiscal General Asistente de los Estados Unidos para la Oficina de Asesoría Jurídica y posterior, precisamente como Fiscal General de los Estados Unidos, con esos datos cualquiera pensaría que es normal y que no tendría nada que ver un mandato con otro, de no ser porque por esos años apoyó la decisión del presidente Bush en el que de manera inusual, indultó a seis personas que habían quedado implicadas en el caso Irán – Contra, “la Constitución es bastante clara sobre los poderes del presidente y, a veces, el presidente tiene que tomar una decisión muy difícil”, dijo entonces el presidente.

Los seis implicados habían sido funcionarios de la administración del presidente Ronald Reagan, incluido su exsecretario de la defensa Caspar Weinbeger, del cual habían programado su juicio para enfrentar cargos por mentir al congreso.

En ese entonces Barr aseguró que Bush había tomado la decisión correcta y que sentía que las personas en el caso Irán – Contras habían sido tratadas injustamente.

El abogado Michael Bromwich, quien trabajó en el equipo Irán – Contra, se refirió así de William Barr, “su opinión sobre el poder de indulto y en que circunstancias debe ejercerse es un tema sumamente relevante, en particular debido a las versiones ampliamente publicadas de que el presidente ha considerado indultar a varias personas”

El caso Irán – Contra, es el peor escándalo de la presidencia de Ronald Reagan, salió a la luz en 1986 con la revelación de dos operaciones secretas y entrelazadas, por un lado facilitaron la venta de armas a Irán, país acreedor a un decreto por parte del gobierno de Estados Unidos en el que se especificaba un embargo armamentístico, por otro lado utilizaron el narcotráfico para financiar a los terroristas conocidos como la contra, quienes se oponían al gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional, en Nicaragua, en el que además intervino para ello el Cártel de Medellín, liderado por Pablo Escobar y el Cártel de Guadalajara, liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo y la Central Intelligence Agency, CIA, que a la postre se ha dicho que la muerte del agente de la DEA, Enrique Camarena Salazar corrió a cargo de la Agencia Central de Inteligencia ya que sus investigaciones descubrieron el rancho el Búfalo propiedad de Caro Quintero, en el estado de Chihuahua, que se trataba del sembradío de mariguana más grande jamás encontrado, más de 500 hectáreas sembradas, y a la vez se aproximó al caso del tráfico de armas y drogas desde Colombia.

No hay duda de que el gobierno de López Obrador es muy respetuoso de la Constitución pero con estos antecedentes surge la duda de que William Barr nuevamente aplicará el poder del indulto para funcionarios estadounidenses, a menos que la relación binacional sea la mejor que se haya tenido en toda la historia con el vecino país, si un Secretario de Estado Mexicano conspiró como dice la carta que se filtró a los medios en el momento de su captura, posiblemente tenía cómplices estadounidenses, tampoco es que el General Cienfuegos sea tan poderoso como para actuar sólo con un puñado de gatilleros.

Ante esta situación esperamos que las leyes mexicanas apliquen todo el peso de la ley en contra de Salvador Cienfuegos ya que una cosa es que desestimen los cargos que se le imputan en Estados Unidos y otra muy diferente que sea inocente o no culpable, incluso la investigación realizada durante diez años por la DEA sigue abierta, falta conocer si el general en retiro goza de algún tipo de fuero militar.

Otro dato que salta a la vista es que hace apenas una semana y días, Donald Trump despidió al Secretario de la Defensa, Mark Esper, así lo anunció en su cuenta de twitter “me complace anunciar que Christopher C. Miller, el muy respetado director del Centro Nacional Antiterrorista (confirmado por unanimidad por el Senado), será Secretario de Defensa interino, con efecto inmediato”

Según el diario The Washington Post, reveló que en la repatriación de Salvador Cienfuegos a territorio mexicano se da en medio de una estrategia de México para limitar a la Administración de Control de Drogas (DEA), en nuestro país, es decir, bajo la presión del gobierno mexicano para limitar el trabajo de la DEA en México si es que no se cumple con la desestimación de los cargos en contra de Salvador Cienfuegos, cosa que parecería más increíble.

Marcelo Ebrard dijo que no existe orden de aprehensión en México para Salvador Cienfuegos, pero que a su arribo al país, personal de la Fiscalía General de la República se hará responsable de él, los mexicanos esperamos que al final no se le tenga que ofrecer una disculpa sino todo lo contrario, ya que se estaría dando un golpe irreversible para la cuarta transformación y el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador quedaría muy mal parado, como un pelele como él dice.

Deja una respuesta