Breaking News GDL

De presa política a colaboradora, Rosario Robles.

Pese a que durante quince largos meses en los que Rosario Robles ha estado presa en la prestigiosa universidad, Santa Martha Acatitla, y se auto – proclamaba «presa política», este lunes se dio a conocer en diferentes medios de comunicación que Rosario Robles podría acogerse a un programa de testigo protegido y convertirse en colaboradora de las autoridades para aportar pruebas en el caso de «la estafa maestra».

Este caso ha dado un giro de 180 grados y es que en un principio el argumento era que no se trataba de un delito grave robar dinero público que nunca llegó a la gente más necesitada, en específico del programa «la cruzada contra el hambre», sin embargo se le dictó auto de formal prisión por corrupción.

Aunque siempre alegó que es inocente, en un principio no quiso hablar ni frente a un juez, sino hasta que Emilio Zebadúa, quien fue el Oficial Mayor de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), dependencia de la que era titular Rosario Robles, ofreció convertirse en testigo protegido y detalló el esquema de saqueo y el papel de Rosario Robles al frente de la dependencia, es entonces que se prenden las alarmas al equipo de defensa de Rosario Robles.

Lo más interesante del caso no es que Rosario Robles se vaya a convertir en colaboradora de la FGR sino la tendencia que sigue el caso, es decir, para que Rosario Robles no se vaya presa en definitiva, tiene que aportar datos, pruebas y argumentos, siempre volteando hacia arriba, ante este acontecimiento el panorama no es muy favorable para los ex-funcionarios implicados y que contaban con mayor jerarquía.

Ante los señalamientos de Zebadúa, y de comprobarse, Rosario Robles se haría acreedora a una pena mayor, es por ello que ahora le dieron ganas de afinar la garganta y ponerse a cantar, de la declaración del ex-oficial mayor de la SEDATU, Rosario Robles fue notificada de otra orden de aprehensión apenas el pasado seis de noviembre, y de la cual expresó «esta administración revive lo más rancio de un sistema político que se suponía superado, y que premia las delaciones y falsedades de delincuentes confesos».

Antes de empezar a ensayar primero tendrá que masticar lengua ya que de convertirse en colaboradora, al igual que Zebadúa, se tendrá que presentar como delincuente confeso.

De entre los posibles funcionarios que se verían en la necesidad de acudir a la FGR y ofrecerse como testigos protegidos para no pisar la cárcel o en su defecto se hagan acreedores a una rebaja de condena podrían ser, José Antonio Meade, Eduardo Videgaray o incluso Javier Guerrero, funcionario del IMSS de la actual administración.

Deja una respuesta