Breaking News GDL

La entrada triunfal de la División del Norte en Jalisco.

Fue en 1914 cuando el General Francisco Villa, Jefe Supremo de los Dorados de la División del Norte, llegó a la ciudad de Guadalajara Jalisco; para derrocar al gobernador carrancista Manuel M. Diéguez.

En la Convención de Aguascalientes se nombró a Eulalio Gutiérrez como presidente de la República; Emiliano Zapata y Francisco Villa le otorgaron su reconocimiento, desconociendo a Venustiano Carranza, quien ante los ataques de estos dos caudillos trasladó su despacho a la ciudad de Veracruz, mientras un conglomerado de aproximadamente 50 mil soldados entre villistas y zapatistas se encontraban apostados en la capital de México.

Villa y Zapata en la Ciudad de México.

Ni Villa ni Zapata ansiaban el poder por lo que, después de llegar a acuerdos con el presidente Eulalio Gutiérrez, acordaron en Xochimilco que el ejército zapatista atacaría Puebla para después invadir Veracruz y así poner fin al gobierno de Venustiano Carranza, mientras el ejército villista enfrentaría a los carrancistas en el norte.

Publicidad https://m.facebook.com/abrahamvipcasas/photos/a.549956122228860/675553933002411/?type=3 

En su feroz avance tras las tropas de Álvaro Obregón, el General Villa aprovecha para auxiliar a Julián Medina en su deseo de tomar Guadalajara, el propio Medina ya había dado un avance al derrotar al carrancista Juan José Ríos y obligó al gobernador Manuel M. Diéguez a replegarse hasta Ciudad Guzmán, en donde Medina aguardó el avance que junto con Villa consumaron el 17 de diciembre de 1914.

 El General Villa llegando a Guadalajara.

Manuel M. Diéguez no era de la simpatía de los tapatíos, muchas de sus acciones de gobierno fueron impopulares, por lo que los habitantes recibieron con algarabía la entrada triunfal de Pancho Villa, quien se trasladó al Palacio de Gobierno en donde; desde el balcón principal anuncia como gobernador a Julián C. Medina, mismo que había sido designado por el presidente de la República Eulalio Gutiérrez.

Villa junto a Julián C. Medina (derecha)

Villa y Medina, en pleno ejercicio del poder se comprometieron a brindar seguridad tanto al trabajo como al capital, los inmuebles que habían sido confiscados a la clase acomodada les fueron devueltos.

Villa estableció la tolerancia religiosa y logró que los sacerdotes gozaran de todas las garantías para ejercer su actividad religiosa.

Con estas acciones el General Francisco Villa se congració con los habitantes de Guadalajara.

Deja una respuesta