Breaking News GDL

Prisciliano Sánchez, a 194 años de su repentino deceso.

El Licenciado Ramón Ignacio Prisciliano Sánchez Padilla, nació un 4 de enero de 1783 en Ahuacatlán, Nayarit; a los nueve años de edad se trasladó a la ciudad de Guadalajara, en donde ingresó al Seminario Tridentino, para 1810 se une al movimiento de Independencia como Director de la Primera División del Sur.

En 1812 se estableció en la ciudad de Compostela, regresó a Guadalajara hasta 1823 cuando fue electo Diputado al Primer Congreso Nacional Constituyente.

Fue educado en el Convento Franciscano de su tierra natal, entre religión y moral, pero en el Seminario de Guadalajara encontró la admiración por las obras de la ilustración y la filosofía, así como el dominio del idioma francés, llegando a realizar su vocación definitiva como bachiller en Leyes, egresando de la Máxima Casa de Estudios, la Real Universidad de Guadalajara.

Publicidad

Una vez consumada la Independencia de México en 1821 y siendo miembro del Primer Congreso Nacional Constituyente, presentó el opúsculo «Nada vamos a arriesgar en hacer esta experiencia», en la cual proponía sustituir el sistema alcabalatorio del impuesto sobre la renta.

En tiempos de discusión sobre si el Congreso sería convocante o constituyente, elaboró otra obra que presentó al presidente de tal comisión legislativa dedicada a ese objetivo «La imparcialidad y la Justicia», misma que sirvió para desbaratar cualquier intento de monarquía en México.

En el mismo año de 1923 publicó la que sería su mayor obra «El Pacto Federal de Anáhuac», con la cual se sentaron las bases de nuestra primer Constitución Federal, una vez que la Constitución local fue aprobada, Prisciliano Sánchez, el autor, la puso en manos del gobernador para su promulgación.

Ya aprobada la Constitución del Estado, el Congreso Constituyente convocó a elecciones para elegir al gobernador, vicegobernador, senadores y diputados que integrarían la primer legislatura de Jalisco.

Fue así como el 24 de enero de 1825 se convierte en el primer gobernador Constitucional de Jalisco; el Licenciado Ramón Ignacio Prisciliano Sánchez Padilla, su misión como buen legislador que fue, ya como gobernador asumió la responsabilidad de crear la estructura del nuevo gobierno y orientar a los funcionarios y empleados gubernamentales en las minucias de una administración pública federalizada.

Pionero en defensa de los derechos humanos, férreo defensor de las logias masónicas, que por aquellos tiempos funcionaban como partidos políticos.

Imposibilito a los sacerdotes que utilizaran los púlpitos para hablar de política, combatió la corrupción sin descanso, construyó y adecuo la Iglesia de Santo Tomás para hacer de ella un Palacio Legislativo (lo que actualmente se conoce como la Biblioteca Iberoamericana).

Su logro más significativo fue el haber extraído la enseñanza de manos de la Iglesia para dar paso a un nuevo sistema educativo a cargo del Instituto de Ciencias del Estado, entidad verdaderamente progresista.

A principio del mes de diciembre de 1826, le apareció una lesión en uno de los dedos de su mano derecha «un padrastro» el cual fue arrancado con violencia, Prisciliano Sánchez no le dio importancia a la herida, esta fue evolucionando hasta causarle la muerte, después de haber pasado 24 días con varios padecimientos.

En 1881, luis Pérez Verdía, quien fue otro jalisciense ilustre, historiador, biógrafo, Representante de México en Guatemala, Magistrado del Supremo Tribunal de Justicia, Diputado en repetidas ocasiones, Presidente del Congreso de la Unión, publicó la biografía de Prisciliano Sánchez.

https://mexicana.cultura.gob.mx/en/repositorio/detalle?id=_suri:DGB:TransObject:5bce59887a8a0222ef15e1a9

Deja una respuesta