Breaking News GDL

Lev Davídovich, el mejor líder que pudo tener la Revolución Comunista Rusa de octubre de 1917

«El fin puede justificar los medios siempre que haya algo que justifique el fin»
León Trotsky.

Lev Davídovich Bronstein arribó a México un 9 de enero de 1937, exiliado de la Unión Soviética, perseguido por Stalin.

El filósofo y político ruso, mejor conocido como León Trotsky, circuló por diferentes países de europa desde 1929, temiendo por su vida cada vez que se bajaba de un ferrocarril.

En 1936 sus partidarios de México, como el gran muralista Diego Rivera, solicitaron al entonces presidente de la República, el General Lázaro Cárdenas; asilo político para León Trotsky, lo que no era nada sencillo debido a que Rusia exigía la deportación inmediata del ex-líder revolucionario a cualquier país que llegase, Estados Unidos, por supuesto rechazó la concesión de asilo al filósofo.

La estrecha cercanía que había entre Diego Rivera con el General Francisco J. Múgica (hombre de toda la confianza de Lázaro Cárdenas), más la importancia que para entonces ya tenía el muralista en la escena internacional, facilitaron los trámites para recibir al político ruso, pese a que otros importantes asesores del presidente aconsejaban tajantemente el rechazo a la solicitud de brindarle asilo a León Trotsky, por todo lo que representaba su figura en política exterior y en las bases revolucionarias del país.

Por este hecho, México se convirtió en noticia internacional ya que el 1 de diciembre de 1936 se hizo oficial la resolución gubernamental, y eso contrastaba con la actitud de gobiernos de diferentes partes del mundo, suena muy actual.

León Trotsky y su esposa Natalia se embarcaron desde Noruega en ese mes con destino desconocido, hasta su llegada al puerto de Tampico el 9 de enero de 1937, para recibirlos, se encontraba Frida Kahlo junto con una comitiva especial.

Tras la muerte de Vladimir Ilich Lenin, el estado instaurado por Stalin, como una de las alas dentro del Partido Comunista de la Unión Soviética, emprendió una persecución contra León Trotsky, quien pasó de ser el líder de la Revolución rusa e integrante del Grupo Bolchevique, a ser uno de los principales opositores del estado ante el inminente ascenso de Stalin al poder absoluto del Comité Central del Partido.

Voz de León Trotsky.

Sin haber lugar en la nueva estructura estalinista, Trotsky fue enviado a Asia Central de la URSS en 1929, fue deportado con su esposa e hijos.

Desde ese momento todo simpatizante trotskista fue perseguido por el Kremlin, mientras que el poderoso Ejército Rojo, que dicho sea de paso fue creado por el propio León Trotsky; pasó a manos de Stalin sin posibilidad alguna para actuar en su contra, llevando a cabo su plan, Stalin socavó el Poder Político y se impuso como figura líder de la Unión Soviética.

En ese año de 1929, la policía rusa obligó a Trotsky a salir de la embajada soviética de Constantinopla, sin garantías, Turquía le aseguró una estancia larga.

Posterior, solicitó asilo en Alemania mismo que le fue negado, marcando un antecedente para que otras naciones de europa y otros continentes hicieran lo propio.

Derivado de las persecuciones, en el caso de su hija Zinaida Volkova, fue separada de su hijo y esposo, este acontecimiento afectó su salud mental y la llevó al suicidio.

De 1933 a 1935 pudo permanecer en Francia hasta que nuevamente fue obligado a salir de ese país, por lo que solicitó permiso para residir en Noruega país en el que permaneció hasta diciembre de 1936.

Deja una respuesta