Breaking News GDL

La transición de Estados Unidos en una República Bananera.

Gran escándalo surgió a raíz de que el GAFAT (google, apple, facebook, amazon y twitter), decidió suspender las cuentas en redes sociales del presidente de los Estados Unidos aún en funciones Donald Trump, y no es para menos, se trata de la primer ocasión en que «censuran» abiertamente a un presidente, en el país de la «democracia» ejemplo mundial, controlador de la información por excelencia.

El motivo de la suspensión, censura, bloqueo, llámese como gusten; fue porque aseguran, los medios de comunicación controlados que, el presidente incita a la violencia, y nadie afirma que Donald Trump es una blanca paloma, pero ni los medios de comunicación, ni los ex-presidentes y al parecer nadie relacionado con las élites en ese país, puede señalar a alguien de incitar a la violencia, aunque no se trate de Trump, el país es violento, misógino, violador y bélico por antonomasia, lo avalan las 13 o 14 intervenciones que ha sufrido México por parte de la Nueva República Bananera.

Por su parte «el bueno», Joe Biden; viene a salvar a Estados Unidos o al menos la gente mediocre que vive en el vecino país así lo cree, por las historias que les cuentan los más de 440 medios de comunicación a nivel mundial que provienen de David Rockefeller y el caído en desgracia Cornard Black; (Cornard Black fue encontrado culpable de varios cargos de fraude criminal y obstrucción a la justicia, por el desvío de al menos 60 millones de dólares de su propia empresa Hollinguer International Inc, que llegó a ser la tercera mayor cadena de diarios en inglés, entre ellos estaban Daily Telegrahp, Jerusalem Post, y el canadiense National Post).

Paradójicamente en 2019, el monstruo creado por esos mismos medios de comunicación, le otorgó un indulto presidencial.

La realidad es que, pese al odio que le tiene la mitad del país a Donald Trump, quienes lo censuraron a lo largo de su mandato violaron la primer enmienda de la Constitución de los Estados Unidos de América de 1787; y lo siguen haciendo, con ello no se está defendiendo al presidente aún en funciones, se está señalando lo que el mismo sistema decadente es capaz de hacer.

La enmienda uno de la Constitución de los Estados Unidos de América de 1787 dice «El congreso no hará ley alguna por la que adopte una religión como oficial del Estado o se prohíba practicarla libremente, o que coarte la libertad de palabra o de imprenta, o el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente y para pedir al gobierno la reparación de agravios».

Por su parte el presidente designado tras los fallidos comicios electorales, Joe Biden; en un desafortunado comentario sobre la toma apoteósica de los WASP al Capitolio, que si fuese medido con la misma vara también sería un comentario racista y que incita a la violencia; dijo: «Nadie puede decirme que, si hubiese sido un grupo del movimiento Black Lives Matter protestando ayer, no hubieran sido tratados de manera muy diferente por la turba de maleantes que irrumpió en el Capitolio. Todos sabemos que es así y eso es inaceptable».

Lo que viene ahora para Estados Unidos es más grave de lo que se piensa, por hoy ya debilitaron al monstruo naranja, pero él es solo un instrumento de los grandes intereses de las élites, el verdadero perdedor es el Partido Republicano al que no le dejaron nada, ya sea por elección, fraude o imposición, lo cierto es que los Demócratas, que para estas fechas resulta cómico que se llamen así, digamos la otra cara de la moneda representada por el Partido Demócrata; esa cara es la que lleva mano en el juego, por el momento así parece.

Pero volvamos al tema de la censura, que a los ciudadanos mediocres les pareció justo el que le suspendieran las redes sociales al presidente en funciones a pocos días de terminar su administración, el odio no les permite ver la gravedad que esto implica, si lo hacen con el presidente, no van a titubear en hacerlo con quien se les dé la gana, y entonces entraremos en una dictadura digital, implementada por el país de la «democracia», qué ¡paradoja!

China no tardará en volver a promocionar sus app de redes sociales para darle la bienvenida a todos esos usuarios inconformes, de entrada se encuentran en plena migración hacia las redes sociales rusas, que para colmo son más seguras y brindan mayores beneficios, el costo financiero para el GAFAT será alto, y el presidente «bueno» al que ahora todos se le tiran al piso, no podrá sacar adelante su proyecto aún y cuando cuenta con la mayoría en las cámaras (representantes y senadores), simple y sencillamente porque el país viene arrastrando problemas que dejó Barack Obama (gracias a su gran destreza, China se convirtió en aliado de Rusia y en potencia tecnológica) y porque el 80% de los WASP (white anglo-saxon protestant) son pro-Trump y como dicen los especialistas «se va Trump pero se quedan los trumpistas». Aguas con los comentarios racistas del «bueno» Biden.

Los errores de Trump fueron el no haber controlado la cámara de senadores, no haber consolidado al Partido Republicano a su favor y sobre todo haberse friccionado con el stablishment, obviamente lo van a tratar de sepultar con todo el aparato mediático.

Aunque se menciona que a Trump le quieren aplicar la enmienda 25, lo que realmente están haciendo es dejar un antecedente para hacerla válida cuando empiece a cambiar el discurso de que Joe Biden «el bueno», ya se está convirtiendo en malo y además su incompetencia no es tolerable, al tiempo…

Mientras tanto todos esperan con ansias el 20 de enero para darle la última estocada pública al monstruo naranja, ese que ellos mismos crearon. Y entonces empezaremos a ver la transformación o la transición de La potencia mundial en una naciente República Bananera, en una de esas Canadá y México le exigen la construcción del muro fronterizo al presidente «bueno» Joe Biden, pero para que los americanos no se salgan del país de las barras y las estrellas.

Deja una respuesta