Breaking News GDL

Enrique Alfaro y su «sana demencia»

Resulta que a alguna mente criminal en este Estado de Jalisco, se le ocurrió; de acuerdo a investigaciones científicas bajo el eslogan de, «con la salud no se juega», detener y en su defecto llevar a las instalaciones de la Comisaría de la Policía de Guadalajara, a personas en situación de calle, limpia parabrisas, los llamados aparta lugares o viene viene, de acuerdo a operativo.

Esta medida es criminal ya que a estas personas las tienen en la zona de espera, que prácticamente es una jaula, de unos cuantos metros cuadrados en donde se encuentran alrededor de 40 detenidos de los cuales no hay restricciones de sana distancia, protocolos de prevención  o medidas de seguridad para evitar contagios.

Siguiendo el discurso ya muy desgastado del gobernador Enrique Alfaro, de sus mesas y botones; en el que nuevamente hay cierre de gimnasios, que dicho sea de paso, en estos momentos se están manifestando los propietarios de dichos negocios en las afueras de Palacio de Gobierno; a los 40 detenidos (en lo que va de esta mañana), en la Comisaría de la Policía de Guadalajara, tal vez los dejen en las celdas sin ventilación que se encuentran en la parte baja del edificio.

Independientemente de que propician los contagios entre los detenidos, también los policías corren el riesgo de ser infectados, que de por sí van más de 15 elementos caídos por la pandemia en lo que va de la pandemia.

La situación es enfermiza, por una parte exponen a los elementos de seguridad, por la otra es real que no reciben atención, incluso como ya se ha evidenciado en otras ocasiones y en diferentes medios, los municipios que gobierna Movimiento Ciudadano le deben dinero al IPEJAL; ser empleado de gobierno no les garantiza ni el mínimo de garantías en esta materia, existen elementos en activo que padecen enfermedades crónicas, diabetes, hipertensión, etc; de las cuales no se atienden adecuadamente con los recursos que les brinda el Estado y si a ello le agregan contagio por covid19, resulta fatal para ellos y sus familias.

En lo que va de la pandemia no han sido sujetos a recibir las pruebas rápidas para detectar el virus, se desconoce si ya se le terminaron los kilos de pruebas rápidas que compró el gobierno del estado en modo pánico, que si hacemos memoria solo han servido para incrementar los casos de contagio y muertes, tal vez se deba a que no cuentan con el registro de la cofepris.

Incluso las instalaciones de la Comisaría de la Policía de Guadalajara en el tiempo más crudo de la pandemia se sanitizaba cada cierto tiempo, de ello han pasado ya cuatro meses desde la última sanitización, en resumen los policías se tienen que cuidar con sus propios medios mientras el gobernador Enrique Alfaro continúa con su «sana demencia» asegurando que hay camas disponibles en los hospitales, que ha disminuído el número de contagios, culpando a los negocios que según su propia pegatina cumplían con las medidas de seguridad y sanidad, pero descuidando al personal de alto riesgo aglomerando sus propias instalaciones, ¡cuanta congruencia!

Mientras tanto los zopilotes sobrevuelan las instalaciones de la Comisaría de la Policía de Guadalajara, tal vez augurando la suerte de algunos o su olfato detecta lo podrido del gobierno de esta administración.

Deja una respuesta