Breaking News GDL

Asesinadas y violentadas es como celebra Jalisco a la mujer.

«Los hombres tienen miedo de que las mujeres se rían de ellos. Las mujeres tienen miedo de que los hombres las asesinen»
Margaret Atwood.

En el marco de la celebración del día Internacional de la Mujer, en el Estado de Jalisco, no hay nada que celebrar, sino todo lo contrario, la nefasta administración encabezada por el gobernador Enrique Alfaro, ha traído los peores índices de violencia en la historia del Estado, con una marca récord de más de 145 feminicidios en lo que va de su pésimo periodo como mandatario estatal, queda al descubierto que las mujeres no tienen garantía alguna, ni para trabajar libremente, aún siendo servidoras públicas.

Viene a colación el caso de la Ministerio Público Nancy Gómez, quien ha padecido durante más de 20 meses los abusos y violaciones a sus derechos y garantías individuales por parte de las mismas autoridades encargadas de salvaguardar la legalidad y la integridad de las víctimas del delito.

En el mes de junio de 2019, ella se desempeñaba como MP adscrita al área de Delitos Cometidos por Adolescentes en Conflicto con la Ley, por esas fechas su «superior» de nombre Marco Antonio Montes González, quien era Encargado de la Unidad de Investigación de Delitos Cometidos por Adolescentes en Conflicto con la Ley, le sugirió modificar una carpeta de investigación de un caso en particular y así dejar en libertad al menor inculpado, por lo que Nancy Gómez se negó a realizar dicha orden o sugerencia, incluso dicha solicitud se realizó vía telefónica por lo que Nancy Gómez tuvo a bien grabar parte de la conversación.

Debido a su solvencia moral y en su carácter de ciudadana y servidora pública, Nancy acudió a interponer una denuncia en contra de su «superior» en las instalaciones de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos para dejar asentado el inconveniente y así poder tener por escrito el acoso del cual estaba siendo objeto, ya que al no acceder a la petición de su «superior» este emprendió una serie de hostigamientos que incluso derivaron en amenazarle con aplicar actas administrativas para que dejara de laborar en la dependencia.

El caso fue publicado por un diario de circulación local, lo que detonó el malestar del exhibido y una serie de maniobras por parte de Marco Antonio Montes González quien cobardemente y con toda alevosía y la ventaja que el cargo le empoderaba, envalentonado y con la complicidad de algunos de sus subordinados, «hombres» también, se dedicaron a crear pruebas en contra de Nancy Gómez para justificar el actuar de la denunciante, pues siendo mujer y teniendo frente a ella a su «superior» y otras dos personas, se creía que era sencillo silenciar a una de sus servidoras públicas.

Al ver que la respuesta de Nancy Gómez era sólida y no daría un paso  atrás, empezó a recibir amenazas de muerte por diferentes medios a manera de menguar su integridad física y psicológica, incluso fue emplazada bajo un procedimiento de responsabilidad administrativa iniciado en su contra, con toda arbitrariedad le fue retirado su sistema de cómputo de su oficina, documentos e incluso se le impidió el acceso a los casos que ya tenía en su poder y estaba llevando a cabo, por este motivo Nancy solicitó un amparo en instancias federales.

Mientras esto acontecía, en su lugar de trabajo recibía la noticia de que tendría un cambio de «superior», en este caso se trató de otro «hombre» de nombre Edgar Fernando Torres Ibarra, mismo que al llegar le leyó la cartilla:

“MIRA MIJA A MÍ ME MANDARON POR EL CAMBIO DE MARCO Y SI SABES QUE EL FISCAL TE QUIERE CHINGAR VERDAD? PARA QUE AQUÍ NO HAGAS MAMADAS CONMIGO Y NO TE COMPLIQUES AQUÍ TU LUGAR, TE VOY A CAMBIAR DE LUGAR PORQUE ESA ES LA INSTRUCCIÓN DEL FISCAL; QUE TE CHINGUE SI SIGUES MAMANDO Y POR EL HECHO DE SER MUJER, AQUÍ YA NO CABES, SI TANTO TE MOLESTA ACATAR UNA ORDEN, VETE A TU CASA A LAVAR Y COCINAR Y DEJA EL PUESTO A UNO CON PANTALONES, SI NO TE DESISTES DEL AMPARO TE VOY A CHINGAR, ESA ES LA INSTRUCCIÓN QUE TRAIGO DEL FISCAL ESTATAL».

Esa es la impunidad con la que se trabaja en la Fiscalía del Estado, misma que solamente en 2020 recibió un presupuesto de 2 mil 598 millones 703 mil pesos mismos que se utilizan para todo tipo de abusos, incluso dicho por el mismo gobernador, la dependencia está infiltrada por el crimen organizado, aunque tal parece que es al revés.

Después de un peritaje en el que se le informó que no había elementos para ser materia de investigación, fue reinstalada en su puesto, pero solo duró tres días pues nuevamente fue suspendida, esto en el mes de agosto 2020 informándosele que sería sin goce de sueldo, no importando que fuese madre de familia y encontrándose en plena pandemia.

En fechas más recientes, el mes pasado del año en curso, La Jueza Octava de Distrito de Amparo en Materia Penal ordenó que se vuelvan a realizar las audiencias llevadas a cabo entre agosto y septiembre 2020 en las que Nancy Gómez fue vinculada a proceso penal y suspendida de sus labores por no haber accedido a alterar datos en una carpeta de investigación por órdenes de su «superior».

La actuación del Juez señalado como responsable, resultó transgresor de los Derechos Fundamentales de Nancy, es decir; fue incorrecto y arbitrario que el Juez, seguramente presionado desde la Fiscalía, no permitió desahogar las pruebas ofrecidas por la víctima.

En un medio de circulación local se publicó que la Comisión Estatal de los Derechos Humanos documentó que la Fiscalía del Estado trató de manera desigual a Nancy Gómez y le solicita a la Fiscalía ofrecer una disculpa, reparar el daño y capacitar a sus funcionarios para detectar órdenes de sus superiores que atenten contra la legalidad.

Aún y cuando la CEDH hizo estas observaciones, la Fiscalía del Estado, al igual que el gobernador de Jalisco, se lava las manos y simplemente niega haber violado los derechos de Nancy Gómez y por si fuese poco no acepta las recomendaciones de dicha Comisión.

Esa es la impartición de Justicia que tenemos en el Estado, con «i» de ¡Impunidad!

Nancy Gómez al igual que muchas mujeres y víctimas del Estado, no tienen nada que celebrar.

Deja una respuesta