Breaking News GDL

Irene Robledo García, la mujer que rompió paradigmas.

Feminista, humanista, maestra de la normal superior, enfermera, médico homeópata, médico cirujano dentista y trabajadora social (estos dos últimos títulos fueron cursados en el extranjero ya que en Guadalajara no existían esas especialidades).

Participó activamente de la mano del entonces gobernador del estado, José Guadalupe Zuno, en la refundación de la Universidad de Guadalajara, en 1925.

La maestra Irene Robledo impulsó la participación de la mujer en especialidades académicas exclusivas para varones, en la apertura de la Escuela Politécnica y en proyectar la cultura en la sociedad basada en la libertad para ponerla al alcance de todos.

Nacida un cinco de abril de 1890, esta ciudad de Guadalajara vio nacer a la primer mujer en hacerse presente en la Rotonda de los jaliscienses Ilustres; impartió clases de matemáticas y civismo en la Universidad Obrera de Jalisco en el turno nocturno.

Fue Directora de la Escuela Preparatoria y Normal para Señoritas durante once años, institución en la cual impulsó la aplicación de método de la escuela activa, de igual manera, el deporte en las mujeres, organizó mini olimpiadas con las alumnas. Implementó en esta ciudad de Guadalajara los festejos al maestro, al niño y a la mamá.

En el año de 1948, fundó la primer Escuela de Trabajo Social, en la Asociación Cristiana Femenina de la ciudad de Guadalajara, pero ante la imposibilidad de otorgar títulos con validez oficial, tuvo que cerrarla.

Para 1950 presentó su proyecto en la Universidad de Guadalajara y fundó el Departamento de Trabajo Social, para el año de 1953, logró la fundación de la Escuela de Trabajo Social en la Universidad de Guadalajara, con el valioso apoyo del entonces Rector, Jorge matute Remus.

Se retiró de la docencia después de haber cumplido sesenta y cuatro años ininterrumpidos de innovadora labor educativa, en los que plasmó sus enseñanzas en la Facultad de Comercio y Administración, en la Facultad de Economía, en la Escuela Preparatoria y Normal para Señoritas, en la Escuela y Preparatoria y normal Mixta, en la Facultad de Odontología y en la Facultad de Trabajo Social.

La novia eterna de la Universidad de Guadalajara.

José Parres Arias, Rector General de la Universidad de Guadalajara en el año de 1972, es el encargado del discurso de la ceremonia en donde le fue entregado el Doctorado Honoris Causa a la Maestra Irene Robledo García, discurso en el cual se refiere a ella como «La novia eterna de la Universidad de Guadalajara»; de manos del presidente de la República, Lic. Luis Echeverría Álvarez.

La Maestra Irene Robledo fue la única mujer que ostentó esta condecoración hasta 1993 que se le otorgó a Rigoberta Menchú.

Irene Robledo García falleció un ocho de agosto de 1988, en esta ciudad de Guadalajara, sus restos permanecieron en el mítico Panteón de Mezquitán por más de diez años, no es sino hasta el diez de octubre del año 2000, que fueron trasladados a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres y en una ceremonia dedicada en su honor, el Congreso del Estado de Jalisco, la distinguió como «Benemérita en Grado Heróico«.

Irene Robledo García, toda una vida entregada a enaltecer a la mujer y al estado que la vio nacer.

Deja una respuesta