Breaking News GDL

Pragmatismo: ¿Sí o no?

Han pasado 3 años de aquella victoria histórica de nuestro movimiento, producto no solo de una gran participación popular, sino de una muy buena articulación de fuerzas, de izquierda a derecha, de grupos y personajes que anteriormente no se encontraban dentro del movimiento pero que de un modo u otro han aportado algo a la 4t.

Ejemplos hay de sobra: Se hizo alianza con el PES, con Gabriela Cuevas, Germán Martínez, Manuel Espino, con el objetivo de arrasar en 2018. Ahora mismo con el Partido Verde con el objetivo de lograr mayoría absoluta en el Congreso. Sin contar la colaboración, el apoyo y respaldo de importantes empresarios tales como: Carlos Slim o Ricardo Salinas Pliego.

Todas las alianzas anteriores a la vista de todos. Las victorias y cambios en el país requieren de este tipo de articulaciones aunque a muchos no nos gusten. Sin embargo, hay un sector en el movimiento, que parece, decidiera cuándo sí y cuando no, se hacen este tipo de alianzas y para muestra el caso de Mauricio Toledo, quien desde 2019 votó todos los programas y apoyos de bienestar que se elevaron a rango constitucional, propuestos por nuestro presidente, con todo y eso, no solo no le alcanzó para que lo aceptaran en la 4t sino que se le interpuso una denuncia por parte de la fiscalía local… ¿por qué?

Porque como algunos señalaron ¿se robó el dinero de la reconstrucción para los damnificados del sismo? (También se señalaba por lo mismo a Jorge Romero hoy diputado federal del PAN) pues no, no es por ese tema…

Entonces porque coordinó ataques a sillazos en Coyoacán durante actos de campaña en 2018 de Claudia Sheinbaum y Ernestina Godoy (hoy Fiscal General de la Ciudad de México), Incluso se habló de la muerte de una mujer en dichos ataques pero después se aclaró que en realidad murió por una enfermedad crónico degenerativa. Cabe señalar que el delegado de Coyoacán durante los ataques no era Toledo sino Valentín Maldonado, curiosamente hoy diputado local en la Ciudad de México y ex-colaborador del primero, por morena (a él sí lo aceptaron).

Pero no, tampoco es eso lo que se le imputa. A Toledo lo acusan de enriquecimiento ilícito, ¿será posible que tuvo actos de corrupción en sus diferentes cargos?

Puede ser, pues ha tenido diversos señalamientos, y no muy buena fama, se le señala de ser mucho tiempo “cacique” en Coyoacán, lo cierto es que pareciera que fue el único ex-delegado de trayectoria cuestionable, y el único ex-perredista con el que el sector de morena, se reserva el derecho de admisión, pues hay que recordar que se aceptó a Miguel Barbosa, hoy gobernador de Puebla, quien hasta 2017 perteneció a las filas del PRD., También se aceptó a Pablo Gómez, quien firmó el llamado pacto por México impulsado por Peña Nieto en 2012, y que incluso en su momento se oponía a que López Obrador fuera entonces candidato a Jefe de gobierno, alegando un impedimento de no residencia suficiente en la capital, por parte del hoy presidente. Otra que no podía faltar en esta lista es Dolores Padierna, quien también hasta 2017 se mantuvo en el PRD, y a quien se señalaba también de tener un “cacicazgo” en la delegación Cuauhtémoc.

Incluso AMLO en su momento mandó a Ricardo Monreal a ganarle dicha demarcación, pero hoy, se acusa al mismo Ricardo de traidor, se acepta a Dolores Padierna en el movimiento y se le dio la candidatura a alcalde en la misma demarcación (la cual perdió).

Víctor Hugo Romo, otro alcalde ex-perredista en Miguel Hidalgo, Julio César Moreno en Venustiano Carranza, por mencionar otros más con los mismos antecedentes. Entonces la pregunta sería: ¿Por qué ellos sí?

Y es que todos los anteriores no solo son aceptados sino cobijados por el mismo sector que no vio con buenos ojos a Mauricio Toledo. Será que su único error fue irse al PT, para tratar de darles la mesa directiva (que originalmente les correspondía pues habían entrado como tercera fuerza a dicha legislatura), O el apoyo a Noroña, quien era el que iba a presidir la misma.

Puede ser que no sea el objetivo único, y haya otro fin en todo esto, o puede ser que Toledo en realidad sí fue más corrupto que Mancera, que ”los chuchos” y los ex-delegados panistas de la capital. El punto es que este tipo de decisiones y alianzas, a veces son “pragmatismo, ajedrez político, jugadas maestras” y otras es, “traición y vulgar ambición”, dependiendo de quién las haga. Una forma muy distinta de tratar el mismo tema.

Colaboración de Alejandro Sánchez Vega.

Joven de izquierda, Obradorista, Noroñista, Lic. en Derecho. Miembro y colaborador de Libres Justos y Dignos. Comprometido con la transformación del país y convencido de que es con compromiso, con verdad y con unidad; que podemos lograr hacer de México una Patria mejor y más justa. @save_alejandro

Deja una respuesta