La oscuridad del evento GDLLuz 2022, así se las gastan en Jalisco.

Este martes inició el evento prometido con el cual se celebra el 480 aniversario de la fundación de la ciudad de Guadalajara, festejo que cada 14 de febrero se lleva a cabo, año con año, para este ciclo se pospuso para realizarse de 2 al 5 de marzo, se menciona que fue debido a las restricciones propias de la pandemia, otras voces dicen que es porque el ego del edil tapatío no estaba de acuerdo con el ego del gobernador, que incluso es más ancho.

La realidad es que se debió cancelar esta manera tan vulgar y corriente de gastar el dinero de los jaliscienses.

Un evento mal organizado, con malos tratos por parte de los encargados -el sello de la casa- sin señalización para los transeúntes y para el tráfico vehicular, como es su costumbre nada más cierran accesos y ponen agentes viales para desviar despotamente el flujo, como si los que van manejando ya supieran por donde se tiene que circular, pero a propósito quieren pasar por la calle que se encuentra bloqueada.

En este “evento” -que más bien parece una sala de exhibición de las empresas que se anuncian y las cuales tienen instalada alguna maravilla a lo largo de la Plaza Tapatía o dentro de la misma Plaza Liberación- las medidas de seguridad dejan mucho que plantear, prácticamente es una ratonera sin salidas más que las oficiales -que tampoco se saben cuáles son- pero el personal encargado de esa labor te marcan con un dedo hacia donde tienes que seguir caminando para encontrar de mala gana una salida.

Si por error ingresas a la zona militarizada -dentro de la cerca- no hay manera de que cruces de una calle a otra, debes preguntar en donde existe una salida para que puedas cruzar por ejemplo la Plaza Liberación, es decir; si pretendes cruzar desde Palacio de Gobierno a La Fuente -en donde por cierto te exigen el pasaporte de vacunación- no tienes opción, debes caminar hacia el Mercado Corona, dentro de la cerca para buscar la salida, una vez que obtienes el éxito, entonces ya puedes regresar por las calles aledañas, esperemos que no se de algún altercado porque las mentes siniestras que organizaron ese campo de concentración no pensaron en la supuesta sana distancia, aun cuando la mayoría de la gente porta su bozal, la aglomeración inducida no es la adecuada para una onda tan mediocre como GDLLuz.

En fin, lo que realmente se aprecia es la manera tan improvisada, la organización tan insuficiente, frívola, seguramente carísima, reflejo de los gobiernos que tenemos, que incluso pareciera que la lucha en redes sociales por colgarse del cuello de tan silvestre evento está presente con las publicaciones tan lamentables que hace el gobernador y las infantiles del presidente municipal a quien desde que metieron con calzador de candidato ya lo apodábamos “el nuevo pope”, haciendo alusión al edil anterior un tal Del Toro, que nunca le hizo honor a su apellido y terminó siendo un buey.

Guadalajara se merece todo el respeto y un evento para idiotas como GDLLuz no está a la altura de los tapatíos ni de los jaliscienses, cosas como esta es la manera en la que los gobernantes reflejan la visión que tienen sobre la población, de hecho no hay nada que festejar y menos despilfarrando el dinero público, mismo que se puede utilizar en apoyo a la búsqueda de los desaparecidos de esta misma gestión, es increíble que las autoridades sean tan insensibles, incluso podría servir también para apoyar a las mujeres violentadas, ahora que ya viene el 8 de marzo y seguramente se van a vestir de mujer el gobernador y el edil tapatío. Femeninos si parecen, incluso en sus redes sociales reflejan cuando se encuentran en su periodo menstrual.

No señores, GDLLuz refleja más oscuridad y opacidad de su parte hacia sus gobernados que lo que quiera que se hayan imaginado ustedes en sus mentes siniestras y retorcidas, finalmente ustedes son los que manejan el presupuesto, y lo hacen muy mal, bien dice el dicho aquel que va más o menos así: “el mejor negocio es el que está mal administrado”.

Sigamos festejando a nuestros desaparecidos, a nuestras fosas clandestinas, a nuestros niveles de violencia, a nuestras féminas violentadas, a nuestros Derechos Humanos pisoteados, con un espectáculo de luces emanado de una caterva de imbéciles.

Deja una respuesta