La seguridad en México se regatea dando la cara.

«Nos acostumbramos a la violencia, y esto no es bueno para nuestra sociedad. Una población insensible es una población peligrosa»
Isaac Asimov.

Tras los lamentables hechos que ahora viralizaron al estado de Nuevo León, en torno a la muerte o asesinato de la joven Debanhi Escobar, nuevamente queda al descubierto el deplorable actuar de las autoridades en todos los niveles, si bien es cierto que es cuestionable el hecho de que la joven se encontrase sola y que no sean claras las versiones que se manejan al respecto e independientemente de que haya derivado en lo que ya se sabe, lo que sucedió después en torno a las investigaciones es para aventarse por la ventana, pareciera que el sistema judicial, las policías y los funcionarios del gobierno, son apenas unos becarios.

Lo más corriente y ruín fue el actuar de los medios de comunicación y zalameros en redes sociales afines al improvisado gobernador tiktokero Samuel García, restando importancia al mismo caso y a las manifestaciones que se organizaron por grupos de feministas para exigir justicia por la muerte de la joven Debanhi.

Decían, enalteciendo –o al menos eso trataron de hacer tendencia– la imágen del infantiloide servidor público que cobra como gobernador de ese estado, que «al menos salió a dar la cara», como si eso fuese un acto de valentía o buen gobierno, peor aún, salir a poner cara de estólido no remedia en nada los problemas de raíz, ni mucho menos los mediáticos, sino todo lo contrario, agrava el enojo de los ciudadanos al ver a un pobre chamaco que no tiene ni la menor idea de lo que dice, mucho menos tendrá idea de lo que debe de hacer.

Siempre se habla de la descomposición social, se culpa a gobiernos anteriores, sí, también son responsables, pero actualmente más de la mitad del país ha renovado gobiernos estatales, incluso la presidencia que desde 2018 cambió de régimen, tal vez en la forma pero no en el fondo, no existen cambios visibles en las fiscalías y procuradurías, si es que los hay, no se ven cambios en las policías municipales, lo único que se aprecia a simple vista es que cuando se incrementa la violencia en alguna ciudad se envían más tropas de la Guardia Nacional, el Ejército y en algunos casos hasta de la Marina, pero ¿para qué si no estamos en guerra?.

Lo que no se vale en estos casos es politizar el tema, si se revisa la «Estrategia Nacional de Seguridad Pública del Gobierno de la República», perfectamente se entiende que todos los niveles de gobierno incluyendo entidades federativas y municipios, tienen responsabilidades que no atienden, culpar solo al gobierno federal no es la vía, si bien existe esa estrategia, es real que no se percibe que hasta la fecha se hayan realizado grandes cambios, sino al revés, de qué nos sirve a los ciudadanos que nos digan todos los días que vamos bien y que han bajado los índices delictivos, y en menos de 24 horas hay más asesinatos o se viralizan casos como el de Debanhi Escobar, esto lo vemos en todos los niveles de gobierno, sean del partido que sean, del color que sean, del grado intelectual que tengan, por lo que politizar y aprovechar estos casos no solucionan nada.

Te recomiendo leer:

https://newsgdl.com/2022/04/22/seguridad-derecho-que-esta-fuera-del-ajedrez-presidencial/

Si se trata de echar culpas a un partido político, entonces Movimiento Ciudadano es el causante de que los únicos dos estados en los que gobiernan, prácticamente es tierra de nadie, basta con voltear a Jalisco, y bueno en Nuevo León administra un community manager, ¿qué sabe de políticas públicas ese eyaculado de redes sociales?

Por otra parte en Jalisco, también gobierna un influencer con ínfulas de gente importante que lo único que aprendió es a sacar dinero por la vía obligatoria y la arbitraria, qué va a saber de seguridad pública si cuando estuvo como edil en el municipio de Guadalajara, convirtió a un papanatas como Salvador Caro Cabrera a Comisario de la Policía de Guadalajara, antes, Enrique Alfaro ya había echado a perder el municipio de Tlajomulco, y como no le bastó, bueno ahora va por desbaratar el estado y lleva buenos resultados, al menos en eso.

Bueno regresando al tema de politizar las ineptitudes de todos los niveles de gobierno, Guadalajara es uno de los municipios más importantes del país, es increíble que después de tres munícipes de Movimiento Ciudadano, tengamos una de las peores corporaciones, y no me refiero a sus valiosos elementos, sino a los pésimos manejos que hemos tenido en los últimos seis años y los meses que lleva el nuevo incompetente, que dicho sea de paso ya viene contaminado del municipio de Zapopan.

Claramente se aprecia que no les importa en lo más mínimo la seguridad, desde que este fulano Pablo Lemus, estaba en campaña le prometió a los elementos de la policía tapatía mejoras en el salario, mejoras en las prestaciones, entre otras maravillas; es día en que no se ven esos incrementos pero sí incrementos en los casos delictivos de los cuales asegura que es culpa de otros municipios, es increíble que nadie le pueda exigir a estos corruptos, incluso lejos de crear un ambiente mejor para los elementos, el flamante alcalde de guadalajara, tiene un escándalo por la compra o renta de patrullas a sobre precio, que incluso, violando los reglamentos autoritarios del gobernador, circulan con permiso –no con placas- de otro estado y las abastecen de combustible con $500 pesos al día en efectivo, suponemos que deben tener estricto control sobre los fondos.

Y en esas circunstancias es que los ciudadanos exigimos justicia, cuando los guardianes del orden son los primeros que deberían de ser atendidos. Para rematar, la policía de Guadalajara, está organizando portar un moño blanco en el brazo derecho a manera de «laborar bajo protesta», ya que no desean levantar una huelga en perjuicio principalmente de los ciudadanos, dicho por los elementos de la corporación. Así es que, entrando el mes de mayo, veremos a través de esta señal si el incompetente presidente municipal Pablo Lemus, ya cumplió o le sigue valiendo madre la seguridad de nuestro municipio.

Si es así entonces como ciudadanos debemos apoyar a los elementos exigiendo también que el edil cumpla su palabra si es que la tiene, que los pantalones no sean nada más para verse chavo.

Esa es la realidad en la que vivimos, por lo que el caso de la joven Debanhi Escobar, será uno de muchos que seguirán ocurriendo mientras los medios de comunicación hacen sus tendencias estúpidas en redes sociales en lugar de exigir a todos los niveles de gobierno con la ley en la mano. En este sentido, la Cámara de Diputados realizó en sesión, este martes, modificaciones  al Código Penal Federal, Ley de Ejecución Penal y al Código Nacional de Procedimientos Penales, para imponer más sanciones en materia de feminicidio, no está mal, es su trabajo, pero lo que se debería de hacer es que la federación, las entidades federativas y los municipios se comprometan para implementar estrategias horizontales en conjunto, que funcionen en todo el territorio nacional, para «prevenir» en lugar de lamentar y evitar que los funcionarios salgan a «dar la cara».

Deja una respuesta