Ricardo Flores Magón y el artículo 123 Constitucional de 1917.

El primero de julio de 1906, La Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, proclama solemne el Programa del Partido Liberal Mexicano y Manifiesto a la Nación.

Dentro de este extenso programa, contiene el Programa del Partido Liberal Reformas Constitucionales.

Este se divide en varias secciones, la primer parte compete al ejecutivo y al ejército, a continuación se describen las siguientes secciones:

– Mejoramiento y fomento de la instrucción.
– Extranjeros.
– Capital y trabajo.
– Tierras.
– Impuestos.
– Puntos generales.
– Cláusula especial.

Dentro del Capital y el trabajo, que es el punto que compete de acuerdo a la efeméride, Flores Magón escribió las siguientes exigencias al gobierno porfirista:

— Establecer un máximum de ocho horas de trabajo y un salario mínimo en la proporción siguiente: de un peso para la generalidad del país, en que el promedio de los salarios es inferior al citado, y de más de un peso para aquellas regiones en que la vida es más cara y en las que este salario no bastaría para salvar de la miseria al trabajador.

— Reglamentación del servicio doméstico y del trabajo a domicilio.

— Adoptar medidas para que con el trabajo a destajo los patronos no burlen la aplicación del tiempo máximo y salario mínimo.

— Prohibir en lo absoluto el empleo de niños menores de catorce años.

— Obligar a los dueños de minas, fábricas, talleres, etcétera, a mantener las mejores condiciones de higiene en sus propiedades y a guardar los lugares de peligro en un estado que preste seguridad a la vida de los operarios.

— Obligar a los patronos o propietarios rurales a dar alojamiento higiénico a los trabajadores cuando la naturaleza del trabajo de éstos exija que reciban albergue de dichos patronos o propietarios.

— Obligar a los patronos a pagar indemnización por accidentes del trabajo.

— Declarar nulas las deudas actuales de los jornaleros de campo para con los amos.

— Adoptar medidas para que los dueños de tierras no abusen de los medieros.

— Obligar a los arrendadores de campos y casas a que indemnicen a los arrendatarios de sus propiedades por las mejoras necesarias que dejen en ellas.

— Prohibir a los patronos, bajo severas penas, que paguen al trabajador de cualquier otro modo que no sea con dinero efectivo; prohibir y castigar que se impongan multas a los trabajadores o se les hagan descuentos de su jornal o se retarde el pago de la raya por más de una semana o se niegue al que se separe del trabajo el pago inmediato de lo que tiene ganado; suprimir las tiendas de raya.

— Obligar a todas las empresas o negociaciones a no ocupar entre sus empleados y trabajadores sino una minoría de extranjeros. No permitir en ningún caso que trabajos de la misma clase se paguen peor al mexicano que al extranjero en el mismo establecimiento, o que a los mexicanos se les pague en otra forma que a los extranjeros.

— Hacer obligatorio el descanso dominical.

Saint Louis, Mo., 1 de julio de 1906

Presidente, Ricardo Flores Magón. Vicepresidente, Juan Sarabia.

Secretario, Antonio I. Villarreal. Tesorero, Enrique Flores Magón.

1er. vocal, Prof. Librado Rivera.

2o. vocal, Manuel Sarabia

No es sino hasta la revolución constitucionalista que se le tomó importancia al derecho al trabajo, sin lugar a dudas los constituyentes de la época y bajo la presión obrera y el Jefe del Ejército Constitucionalista, tomaron como base los manifiestos, escritos inconformidades, críticas y exigencias del legado de los Flores Magón, de aquellas huelgas de Río Blanco y Cananea, pero sobre todo por la falta de protección legislativa y garantías que carecía la clase trabajadora.

Desde el año 1914 se inició un movimiento obrero en favor de la legislación laboral, por décadas se afirmó que había sido un logro del estado en el gobierno de Venustiano Carranza –quien nunca tuvo la voluntad de reformar en materia laboral, sino solamente promulgar una ley que se ocupara de remediar de manera mediática el malestar social- gracias a la presión obrera, la idea de transformar el derecho al trabajo en garantías constitucionales, surgió en el constituyente de Querétaro, el Jefe del Ejército Constitucionalista convocó a la reunión de un nuevo congreso constituyente, con el cual se le daría al país una nueva constitución.

El 5 de febrero de 1917, se promulgó la Nueva Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en la que quedaron plasmados nuestros derechos y obligaciones como mexicanos.

Los trabajadores de México también celebran este, su logro obrero, el día primero de mayo, día internacional del trabajo, y no hay que olvidar –sobre todo en el año de Ricardo Flores Magón- que no toda su lucha fue en vano y su contribución quedó plasmada en nuestra constitución en el artículo 123.

Deja una respuesta