El Mosquito

Año: 2022
Número: 1

La Libertad Total.

Ricardo Flores Magón, quien se convirtió en el símbolo de la Libertad Total, que no es otra cosa que la esencia del anarquismo, y que paradójicamente esa misma, estuvo gran parte de su vida, encarcelada, por no traicionar su lucha y sus ideales.

Libertario por excelencia, preso por contradicción de las circunstancias, lo único que pudo conservar en «Total Libertad» fue su pensamiento, su postura crítica y su convicción revolucionaria, todo a pesar de que no le fue reconocido ese derecho de libertad de expresión por el gobierno porfirista, quien lo persiguió y prácticamente le capturó la existencia misma.

«Vivir significa ser libre y feliz. Tenemos pues todos, derecho a la libertad y a la felicidad»

Ricardo Flores Magón entendió a la perfección la realidad que le tocó experimentar, se dedicó en cuerpo y alma al análisis, a la literatura, al activismo, a la enseñanza del positivismo compartiendo su ideología liberal cuya finalidad era alcanzar el interés político, la paz y la libertad socialista y la anarquista, es decir, la Libertad Total.

Ricardo Flores Magón implementó la primer y auténtica oposición al gobierno opresor de Porfirio Díaz y en este sentido, es un insulto que la Revolución Mexicana lo nombre «precursor», y al mismo tiempo históricamente se le cuestione como tal.

Por otra parte, hablando de esa revolución, no es exactamente la que lideraba Flores Magón, incluso él mismo desconoció lo que para entonces el liderazgo burgués de Francisco I. Madero llamaba libertad, «las revoluciones deben responder a una necesidad social para que puedan ser consideradas como tales, de lo contrario son socialmente revueltas políticas, hechas por hombres como Madero que desean ser poderosos para robar al pueblo a sus anchas», criticaba así duramente Ricardo Flores Magón a Francisco I. Madero.

Magón decía que, «si de verdad los hombres quieren ser libres, deben agruparse en el Partido Liberal porque de lo contrario no podrán serlo y  derramarán sangre si es que a cambio se afilian al antirreeleccionismo de Madero», al que consideró como el real traidor a la causa de la libertad.

Flores Magón afirmó que si el Partido Liberal Mexicano tuvo éxito en su agitación política es debido a la presión que ejerció desde 1900, con la ideología de los liberales en tiempos y condiciones precarias que derivaron en el despertar del pueblo mexicano, que se volvió más revolucionario con las acciones armadas que fueron más contundentes a partir de 1906.

Para entonces era más que obvia la postura anti maderista de Ricardo Flores Magón, con quien contrapunteaba los ideales de libertad, que chocan entre sí y son contradictorios, Madero promovía la revolución antirreeleccionista, y por la otra parte el concepto revolución y libertad de Magón.

El 6 de junio de 1907 en carta a Antonio de P. Araujo, Ricardo Flores Magón revela que sus relaciones con Francisco I. Madero se enfriaron por culpa de Camilo Arriaga, a quien acusa de haber inventado que: los liberales nos dábamos la gran vida y derrochábamos lastimosamente el dinero y que no nos preocupábamos por ora cosa por estafar a los correligionarios (…), Madero, explica Flores Magón, era buen amigo mío y lo apreciaba bastante; la ruptura causó un gran perjuicio a la causa porque él, Madero, podría hoy salvar la situación. Con $50,000 que diera, habría para surtir de armas y municiones a todas las células que el Partido Liberal Mexicano organizaba para un nuevo levantamiento armado.

En un principio, Madero, era un benefactor y lector del periódico Regeneración, hasta el tiempo en el que fue distorsionando los ideales de libertad que tanto tiempo había compartido con Ricardo Flores Magón.

En este año se declaró anarquista Flores Magón y reorganizó su ideología a necesidades más prácticas. Tres años después, la historia de la Revolución Mexicana le otorga el triunfo a Francisco I. Madero, su campaña «sufragio efectivo no reelección» aunada  al movimiento armado, resultó efectiva para la «democracia» político-burguesa.

A Pesar de que el ideal de libertad que abanderaba Flores Magón, pretendía transformaciones  más profundas, pero también fomentaba un movimiento armado, no hay duda de que los aparatos del estado fueron articulados a la causa maderista.

Otro partido del porvenir.

Se titula así la publicación número 12  del periódico Regeneración del 19 de noviembre de 1910, Flores Magón escribe: «el antirreeleccionismo será el encargado de conservar las aspiraciones nacionales; a él corresponde trabajar por una reforma de la ley electoral y conseguir que se transforme ese aparato de prestidigitación en garantía de los derechos populares».

Alguna vez dijimos que el partido antirreelecciónista es el partido conservador, y al decir esto nos apoyamos en los principios que informan el programa de dicho partido y en las declaraciones del candidato Madero a favor del Clero. Lo que dijimos está confirmado una vez más en la frase «el antirreeleccionismo será el encargado de conservar las aspiraciones nacionales». Conservación es la antítesis de innovación; conservación es el ideal de todos los que no quieren  dar un paso adelante, de los enamorados del pasado de los que tienen horror al progreso (…)

https://archivomagon.net/articulos-periodisticos/1910-2/1910-25/ 

Publicación número 12  del año 1910 completa en electrónico del periódico Regeneración.

Meses después en la publicación número 26 del periódico Regeneración del 25 de febrero de 1911, Ricardo Flores Magón titula su texto «Francisco I. Madero es un traidor a la causa de la Libertad», se trata de una publicación reveladora, contundente y demoledora, en contra del ya, Presidente de la República.

La historia pues, no es la que nos siguen citando y que necesitan que sigamos replicando.

Deja una respuesta